Villancicos y Danzas de Corpus Christi

En alguna otra oportunidad le dediqué una entrada a la procesión de Corpus Christi, hoy que es domingo de Corpus, no puedo sino tratar brevemente una parte fundamental de dicha fiesta durante el Antiguo Régimen: la música y la danza. Es bien conocido que la secuencia de la fiesta de Corpus, el Lauda Sion salvatorem, fue compuesta por el propio Santo Tomás de Aquino, sin embargo, quiero referirme aquí no tanto a la música propiamente sacra, sino sobre todo a lo que hoy suele llamarse música “paralitúrgica”, aquella que sin ser parte del rito era indispensable también para la celebración. La fiesta de Corpus, como la de Navidad, no podía concebirse sin villancicos, las composiciones a veces populares y de contenido profano, pero que podían también acomplarse perfectamente a los lineamientos clericales. Durante toda la octava de Corpus era muy frecuente que las capillas de músicos de parroquias y catedrales se lucieran interpretando sus mejores piezas ante la presencia real de Cristo en la Eucaristía. Mas no era la única música que se hacía presente, el “Diario manual” de la Catedral de México de 1751 da testimonio de que, si los villancicos eran interpretados “todos los ocho días de la octava […] dentro del coro entre el facistol mayor y [la] puerta principal […] desde las dos de la tarde hasta las tres”, la capilla de la Catedral en realidad sustituía a otras prácticas más tradicionales que los canónigos del siglo XVIII, acaso más preocupados por reforzar la distinción entre sagrado y profano, habían terminado por juzgar poco adecuadas. “Era costumbre siempre – dice el propio Diario manual – en estos días de la octava de Corpus el que desde que se acababan en el coro las horas hasta las doce de la mañana entrasen danzas de pluma en la crujía a estar danzando todo este tiempo”.

Me temo que no conozco ejemplos claros, ni de las danzas en cuestión, ni de los villancicos que las reemplazaron, pero presento aquí como sucedáneo dos villancicos de Corpus de Gaspar Fernandes, músico portugués de origen, quien fue maestro de capilla de las Catedrales de Guatemala y Puebla a principios del siglo XVII. Cabe decir, danzas de Corpus las sigue habiendo en algunas iglesias, incluyo también dos breves videos del equivalente andaluz de aquellos danzantes: la “danza sagrada” de los seises de la Catedral de Sevilla, que también danzan ante la imagen de la Inmaculada en diciembre.


Villancicos de Corpus por davidclopez

Comentarios: