Vidi speciosam

El responsorio Vidi speciosam es más bien conocido por un motete obra de Tomás Luis de Victoria; sin embargo, se trata de un himno de uso común en la liturgia católica, que retoma en su segunda estrofa una frase del capítulo 3 del Cantar de los Cantares, completada con otra, la primera, inspirada de la misma obra. El himno era utilizado en el Breviario Romano sobre todo para la festividad de la Asunción de la Virgen, en agosto, para los maitines de la fiesta principal y de toda su octava. Siendo ésta la liturgia más solemne en torno a la Virgen, no es de extrañar que se retomara en el siglo XVIII para el oficio propio de Nuestra Señora de Guadalupe del Tepeyac. Tal oficio fue concedido, en clase de doble de primera clase con octava, por el papa Benedicto XIV en 1754, y en los maitines se utiliza precisamente este responsorio, para la primera vigilia luego de la primera lección. Aquí presentamos una versión de Manuel Arenzana, de finales del siglo XVIII tomada de los archivos de la Catedral de Puebla, interpretada por el Coro y Conjunto de Cámara de la Ciudad de México dirigido por Benjamín Juárez Echenique.


Vidi speciosam por davidclopez

Comentarios: