Sacerdotes y campesinos, entre proyectos globales y realidades locales

11157002_597281677111273_1594068714_nEduardo Camacho Mercado, Frente al hambre y al obús: Iglesia y feligresía en Totatiche y el cañón de Bolaños, 1876-1926, Arquidiócesis de Guadalajara-Departamento de Estudios Históricos/ Universidad de Guadalajara-Centro Universitario de los Lagos, 2014, 364 pp.

Esta obra, sin duda, está destinada a convertirse en un clásico para su problemática, período y región. El autor, Dr. Eduardo Camacho, es profesor del Departamento de Humanidades del Centro Universitario de los Lagos de la Universidad de Guadalajara. Autor joven aún aunque con una trayectoria docente ya larga, y con publicaciones anteriores en materia de historia cultural y religiosa del Occidente de México (Pasar la palabra. La pastorela de Ayotitlán, 2004). En esta ocasión, nos ofrece la versión final de la que fue tesis para obtener el grado de Doctor en Ciencias Sociales por el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS)-Unidad Occidente. Tesis además, merecidamente galardonada con el Premio Francisco-Xavier Clavijero del Instituto Nacional de Antropología e Historia y que obtuvo mención honorífica del premio Atanasio G. Saravia de Fomento Cultural Banamex.

Antes siquiera de entrar en su contenido, destaquemos todavía que se trata de un texto escrito con una elegante cuanto sobria pluma, y con un cuidado notable por el detalle tanto en su argumentación como en el tratamiento de sus fuentes. Trabajo compacto, consta de un texto de poco menos de 300 páginas de ágil lectura, estructurado en 7 capítulos más introducción (que conserva una estructura propia de una tesis) y conclusiones, y completado por una serie de cuatro anexos: mapas, cuadros, documentos e imágenes. Estas últimas, una serie de fotos de gran interés, cuya calidad y presentación podrán sin duda mejorarse para futuras ediciones. Completa la obra una bibliografía de 235 títulos más algunos otros documentos de diverso género, efectivamente trabajados intensivamente a lo largo de la obra. El autor además consultó de manera no menos intensiva ocho distintos archivos, mayormente regionales. Se trata pues de un trabajo que por todo ello puede considerarse ejemplar, en el mejor de los sentidos, de las reglas del oficio del historiador contemporáneo.

Como ocurre con las obras bien logradas, es difícil limitarse a una sola idea para definirlas. Frente al hambre es un estudio regional pero que, como nos advierte el autor en la introducción, en realidad tiene la gran virtud de abordar dos realidades regionales estrechamente cercanas, comparándolas de manera sistemática. Al mismo tiempo, es un trabajo inteligente, que hace gala del juego de escalas entre lo global y lo regional; que asimismo hace una verdadera microhistoria de Totatiche y el cañón de Bolaños, pero que la inserta en un análisis de amplio alcance sobre el enfrentamiento entre el catolicismo y la modernidad. Aunque hay un peso fundamental de lo institucional en toda la obra, otro de sus aciertos es lograr integrar las cuestiones culturales y propiamente religiosas, saliendo así de los esquemas más clásicos de la historia de la Iglesia y el Estado. En fin, la misma introducción lo advierte, la verdadera problemática del autor se sitúa en la relación entre procesos hegemónicos y realidades locales, cuyos actores, debemos también reconocerlo, son presentados objetivamente y en el seno de sus relaciones de poder.

Frente al hambre, ofrece al lector en sus primeros tres capítulos, magistrales síntesis de la historia del catolicismo social en México, de los proyectos de la arquidiócesis de Guadalajara desde finales del siglo XIX y principios del XX y de la historia de las regiones de Totatiche y del cañón de Bolaños, hechas en general a partir, ya decíamos, de una exhaustiva e intensiva revisión bibliográfica. En los dos primeros tenemos ante todo una historia política de la Iglesia católica; por ello es la parte más marcada por los temas institucionales, que nos presenta los proyectos hegemónicos y globales aterrizados a escala nacional. En el tercero encontramos además a un autor que sabe introducir de manera inteligente las variables geográficas, y tratar también con la larga duración y con los movimientos sociales, sin caer en determinismos de ningún género. Desde este tercer capítulo, se van delineando, además, las líneas de comparación entre las dos regiones de análisis, que serán constantemente retomadas en las páginas subsecuentes.

Los capítulo IV al VII, en cambio, entran ya en la problemática central de la obra. Destaquemos que en ellos el profesor Camacho se distingue por, sucesivamente y de manera equilibrada, dirigir su observación hacia unos y otros actores de su estudio. Lo mismo analiza la mirada que sobre los fieles tenían esos sacerdotes formados en el catolicismo social, que al contrario, la mirada de los fieles sobre los clérigos (cap. IV); los intereses de éstos en materia de devociones a promover y dirigir en sus parroquias, no menos que las defensas de la religión y autonomía locales que llegaron a suscitarse contra los eclesiásticos (cap. V); y por supuesto, en los conflictos con los representantes locales del Estado liberal y revolucionario, las posturas ideológicas  y los intereses específicos e del clero, de las élites locales, de los profesores y campesinos (cap. VII).

La obra en su conjunto es interesante, sin duda, pero hay algunas páginas de una riqueza particular: aquellas que abordan temas de sensibilidades y temas simbólicos, o las que a través de la biografía le dan rostro humano (a veces demasiado) a esos grandes proyectos globales. Así, tal vez lo más original (y de lo más bello también) de todo el libro es el apartado dedicado a los “Espacios vividos, andados, imaginados” por los campesinos y sacerdotes de las dos regiones. Algo semejante puede decirse de los apartados dedicados a las luchas por el espacio y el tiempo del último capítulo. En esas páginas, el profesor Camacho muestra bien hasta qué punto el enfrentamiento, político e institucional entre Iglesia y Estado, era además (y acaso más fundamentalmente) una verdadera batalla cultural. En fin, no podemos dejar de subrayar también la pequeña biografía colectiva del clero de Totatiche y el cañón en esta época, con retratos clericales que dan cuenta de que el personal eclesiástico, con todo y la renovación de los seminarios, no siempre era el más oportuno para llevar el catolicismo social a los extremos del mundo.

Al final, más allá del triunfo del catolicismo social en Totatiche y de las debilidades casi insalvables para su instalación en las parroquias del Cañón de Bolaños, el autor nos deja con una obra que abre interesantes caminos para la historia cultural y religiosa del siglo XX mexicano.

Comentarios: