Moctezuma como argumento ante el Papa

Aquí una entrada breve, para un documento al mismo tiempo singular y ejemplar: el memorial del Conde de Moctezuma al Papa Clemente XIV en 1772 para pedir algunos privilegios para su oratorio particular y para su mesa, que efectivamente obtuvo por breve del 10 de marzo.
Cabe decir, no es un documento fuera de lo común, los memoriales y breves pontificios abundan en privilegios pedidos por la nobleza de todo el mundo católico, lo mismo para indultos matrimoniales, que para indulgencias u oratorios. Hijo de varios linajes de los más distinguidos de la época, el conde de Moctezuma no puede sino seguir acumulando privilegios para sus descendientes, presentando como argumentos la memoria de los méritos de sus antepasados. Los nobles lo hacen así ante la Corona, lo hacen también ante la Corte pontificia. Desde luego, los argumentos de los otros nobles de la época no son muy distintos: descendientes de cruzados, combatientes de los turcos, etcétera, los nobles se presentan ante el Solio Pontificio luciendo sus timbres de gloria como defensores de la fe, paradójicamente para obtener exenciones ante algunos mandamientos eclesiásticos.

Si por ese lado es sin duda un documento ejemplar, es tal vez singular en tanto nos permite conocer una memoria de Moctezuma que, me parece, está poco estudiada hasta ahora, la de sus descendientes, más allá del siglo XVI desde luego, y en general, la memoria religiosa de la nobleza del mundo hispánico. Aquí pues, una solicitud en que la conquista militar y religiosa de un vasto imperio sirve de argumento para exonerar de seis días de vigilia la mesa del noble.

ASV, Sec. Brev., Reg. vol. 3741, no. 301, fs. 30-30v

Beatísimo Padre,

D. Gerónimo María de Oca y Moctezuma, conde de Moctezuma y de Tultengo, Grande de España de primera clase, señor de la provincia de Tula en la Nueva España, del castillo y fortaleza de Celme, con sus cotos y jurisdicciones en el reino de Galicia, poseedor de los ilustres mayorazgos que fundaron los eminentísimos señores cardenales D. Fray Francisco Ximénez de Cisneros y D. Juan de Mella, con el patronato del Colegio Mayor Universidad de Alcalá de Henares, caballero profeso de Santiago, P.A.L.B.P. de Vuestra Santidad dice: Que su ascendencia paterna proviene más antigua que el glorioso San Hermenegildo, hijo del rey Leovigildo, y de Santo Toribio de Mogrovejo, arzobispo de Lima, mantendiendo el lustre de su linaje con muchos ricos hombres de esta Monarquía de España con iguales enlaces hasta el presente; que se halla poseedor por la línea materna de la Casa del Emperador Moctezuma, rey y señor que fue del Imperio Mexicano, en grado de sexto nieto, que puso bajo de la obediencia de esta Corona de España su persona y vastos dominios que habían poseído sus antecesores en tantos siglos por abrazar la religión católica; que estuvo casado con Da. María Josefa de Mendoza, hija de los marqueses de Villagarcía, de Monrroy y de Cusano, una de las casas muy ilustres de España y de Nápoles, Grande de España de primera clase; que su hijo primogénito el marqués de Tenebrón está casado con Da. María Josefa de Córdoba y Moncada, hija de los duques de Medinaceli. En esta atención, que reconoce a la Divina Misericordia:

Suplica con toda humildad a Vuestra Santidad que teniendo presente la pronta voluntad con que abrazó la religión católica el Emperador Moctezuma, sexto abuelo del conde suplicante, que ha dado tan crecido número de fieles a nuestra Santa Madre la Iglesia, aquel Nuevo Mundo, y la antigüedad que en tantos siglos ha mantenido su Casa por las dos líneas, se sirva Su Beatitud de conceder a los condes de Moctezuma presentes y a los sucesores en su casa que puedan hacer celebrar el Santo Sacrificio de la Misa en el oratorio de su casa todos los Sábados Santos después de los Divinos Oficios, y que puedan comer carne y no guardar ayuno seis días de vigilia cada año los que escogieren, así los que se sienten a su mesa como sus domiciliarios y personas que eligieren, gracia, honor y privilegio distintivo que humildemente impetra del alto paternal poder de Vuestra Santidad.

El conde de Moctezuma.

Comentarios: