Memoria de un terremoto y memoria de dos devotos

Plaza del Triunfo actual

Plaza del Triunfo actual

La mañana del 1o. de noviembre de 1755 un fuerte terremoto azotó el sur de la Península Ibérica. Internacionalmente lo conocemos como el “terremoto de Lisboa” pues fue la ciudad más afectada. Al movimiento sísmico siguió un maremoto y una serie de incendios que destruyeron buena parte de la vieja ciudad medieval, incluido, según entiendo, el antiguo Palacio Real. En los reinos hispánicos, también fue afectada la ciudad de Sevilla. Los canónigos de la Catedral estaban celebrando la misa de tercia cuando se vieron obligados a abandonar el recinto sagrado al empezar a caer fragmentos de las bóvedas. Contrario a la capital lusitana, sin embargo, en la metrópoli hispalense los daños fueron mucho menores. Antes bien, según el acta levantada por el secretario del Cabildo Catedral, “se verificó que persona alguna de los que en él [templo] estaban no padeciese la menor lesión, obrando en esto innumerables prodigios”. En buena lógica, el clero salió hacia el espacio despejado más próximo: la plaza de la parte posterior de la Lonja de comercio de la ciudad, que es la sede actual del Archivo General de Indias.

Una vez que cesó el movimiento, la reacción “natural” para la época considerando que a pesar de la duración y fuerza del terremoto apenas hubo víctimas fue, literalmente, dar gracias al Cielo. Se improvisó un altar en la plaza y uno de los capellanes de coro de la Catedral ofició una misa de acción de gracias, a la que siguió una procesión dándole la vuelta entonando el Te Deum Laudamus, encabezado el Cabildo por el chantre Francisco de Olazabal. En los días siguientes, a más de atender al problema material de reparar el templo, desalojar sus principales reliquias (el Lignum Crucis) e imágenes (la Virgen de la Sede), e instalar provisionalmente el culto divino y en particular el coro en otros edificios, la corporación no dejó de realizar ceremonias de acción de gracias. Según el acta continua de todo lo sucedido en ese mismo día, desde esa tarde se tomó el acuerdo de perpetuar la memoria de lo ocurrido. Memoria penitencial, “para que como tan espantoso no nos olvidemos de él y se dejen de cometer nuevas ofensas contra la Majestad Divina y satisfacer las pasadas”, pero también de gratitud “por tan innumerables beneficios como en este día recibimos”, dirigida en particular a la Virgen. En efecto, desde los primeros momentos los canónigos atribuyeron a su intercesión y patrocinio el haber sobrevivido. El 14 de noviembre en concreto, se resolvió colocar en la plaza “algún triunfo, para memoria de caso tan portentoso”.

DSCF0517Así fue como se mandó a levantar el monumento que vemos en la imagen. Ya desde el 28 de noviembre se definió que el monumento sería “un pedestal con una imagen y lápida expresando lo que se experimentó dicho día”. Siempre preocupados por la decencia y siempre desconfiando del pueblo sevillano, los canónigos anticiparon que se debía proteger con reja o cadenas. La inscripción se aprobó en septiembre de 1756, fue puesta en latín “para mejor inteligencia de las naciones extranjeras”. La imagen que la corona debió instalarse hacia octubre, y como se ve se trata de la Virgen con el Niño, labrada en piedra, donada por un devoto, cuyo nombre se omitió discretamente en los autos capitulares, y fue titulada como la Virgen del Patrocinio. Al acercarse el primer aniversario, mandaron alumbrarla “día y noche” y se estableció el ritual correspondiente. Prueba de la doble memoria del evento, la procesión saldría haciendo rogativa tras la misa de tercia y volvería en acción de gracias cantando el Te Deum.

DSCF2800Ahora bien, esta historia de la construcción de una memoria religiosa del terremoto, curiosamente se mezcla también con la historia de una familia, que nos ilustra además la importancia de los honores campaneros en esta época. Unos meses después el Cabildo habría también de preocuparse por retribuir a los devotos –porque en realidad habían sido dos– que habían donado la imagen. Hoy podría parecernos extraño, pero dicha retribución la hicieron los canónigos con un honor particular: el doble, es decir, el repique fúnebre de campanas. En efecto, en febrero de 1757, Carlos Verjel y Joseph de la Barrera, comerciantes, junto con sus esposas, recibieron el honor de “doble en la torre de esta Santa Iglesia, el cual sea con la misma solemnidad que el de los veinticuatro de esta ciudad”. No era un asunto menor, pues se les equiparaba con la nobleza sevillana que integraba la corporación municipal. Los dobles con cierto número de campanas de la Giralda, cuatro en este caso, eran particularmente apreciados por la sociedad sevillana de la época, y los canónigos, siendo selectivos, los concedían con cierta frecuencia. En el propio año de 1755 los canónigos habían tenido que poner orden en los dobles, pues habían notado la “confusión” que reinaba a falta de una lista precisa de a quienes debía corresponder. Una lista en efecto del año de 1768 incluye un total de 93 categorías de personajes que gozaban doble particular en la torre, desde el doble con seis campanas que era el más alto y sonaba por el Papa, el rey y la familia real, arzobispos, canónigos, nobles titulados, entre otros, hasta el de tres, que correspondía mayormente al clero y empleados principales de la Catedral.

Puede parecer una memoria más fugaz, pero tan fue importante para esos dos comerciantes que veinte años más tarde, en junio de 1777, Joseph Verjel, hijo de Carlos Verjel, acudió al Cabildo para pedir un certificado de aquel privilegio campanero. Cierto que desconocemos el motivo, pero la petición es muy clara de que se asentara era un toque “igual que tienen los caballeros veinticuatros de esta ciudad”. Es bien posible que la donación para la memoria del terremoto y las campanas de la Giralda, se hayan constituido en un timbre de honor y verdadero capital simbólico para esa familia, y que trataran de traducirlo también en ventajas de otro tipo. A través de las campanas, además, según constata esta historia, los canónigos, siempre expertos en ceremonias y honores, tejían también sus relaciones con la sociedad hispalense.

FUENTES:

Archivo de la Catedral de Sevilla, Fondo Secretaría, legajos: 7170, autos capitulares de 1755; 7171, autos capitulares de 1756 y 7188, autos capitulares de 1777. Fondo Histórico General, caja 11264, exp. 2.

Comentarios: