Himno a San Felipe de Jesús

DSCF8129Hoy es 5 de febrero, fiesta de San Felipe de Jesús, el célebre protomártir novohispano. Por ello es oportuna una breve entrada a propósito de la liturgia para esta ocasión. Aunque celebrado desde el siglo XVII, por haber sido beatificado en 1627, no contó con oficio propio sino hasta la segunda mitad del siglo XVIII, una época en la cual, cabe advertir, se autorizaron varios oficios para varias de las devociones más importantes del mundo hispánico. Aparentemente fue el Cabildo Catedral de la Metropolitana de México el que impulsó la composición de su liturgia particular, que finalmente se aprobó por un breve del Papa Pío VI del 3 de agosto de 1779. En los informes del embajador del rey católico ante la Santa Sede, el duque de Grimaldi, viene incluido el oficio completo, en manuscrito. De él tomo aquí simplemente el primero de los himnos que se le compusieron para los maitines, es decir, para el oficio de la medianoche, del que lamentablemente no he podido encontrar ni partituras ni versiones grabadas. Se advertirá bien que es un himno que no sólo glorifica al santo, sino que es casi patriótico, es decir, hace partícipe de su triunfo a su ciudad natal. Está copiado literalmente (por lo que me disculpo si se fue alguna falta en el latín) del legajo AGI, México, 2627.

Hymnus
Salve triumphalis Pugili,
Decus novi orbis maximum,
Qui morte feciste tua
Beatiorem Patriam
Athleta Princeps Mexici,
Trophea celsa martyrum,
Dignamque coelo lauream
Tu primus infers Patrie
Quidquid Juventus fervida,
Peccaverat licentia
Libenter in mortem ruens
Sacta expiasti victima
Tui fac ut nos emuli,
Dolore cordis intimo
Iugique penitentia
Nostra eluamus. Crimina
Deo patri sit Gloria,
Ejusque soli Filio,
Sanctoque item Paraclyto
Per omne semper seculum

Comentarios: