Fiesta de los Santos 1577

La fiesta de Todos Santos es sin duda relevante en cualquier punto del mundo católico, pero para la Nueva España tal vez nunca lo fue tanto como en 1577, cuando su capital, la Ciudad de México acababa de recibir sus primeras reliquias de santos, llevadas por los jesuitas de parte del Papa Gregorio XIII. Gil González Dávila en su Teatro eclesiástico de 1648, da cuenta detallada de las reliquias y menciona algunos de los festejos que se hicieron con motivo de su llegada. Entre ellos, debemos destacar sin duda la presentación de la Tragedia del triunfo de los santos, obra teatral en la que se explicaba de manera muy didáctica el origen de buena parte de estas reliquias: la persecución de tiempos del emperador Diocleciano, evento leído desde luego en perspectiva de la historia sagrada, como anuncio del triunfo de la Iglesia, una historia en la cual México entraba a participar, como lo dicen directamente los personajes de la obra. Aquí pues los fragmentos de la crónica de González Dávila, y la última escena de la tragedia en cuestión, una y otra consultables en línea gracias a Googlebooks y la Biblioteca Cervantes Virtual.



Tragedia del triunfo de los santos, acto quinto, escena segunda
http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/01482296323473772980035/index.htm

IGLESIA ¡Oh magno emperador, a quien fue dado 650
por la diestra de Dios omnipotente
restituir aquel antiguo estado
con tal aumento de su Iglesia y gente!
Gratificarlo el mundo es excusado,
que pago un bien tan alto no consiente;
sola la piedad y gloria inmensa
de Dios te puede dar la recompensa.
Y tú, pastor dichoso, que escogido
fuiste por medianero e instrumento
para que el pueblo santo perseguido 660
hallase ya reposo y dulce asiento,
alégrate, pues Dios te ha concedido
tan alto don y celestial contento
para que sea mayor nuestro consuelo
cuando nos apacientes en el cielo.
Amado pueblo mío mexicano,
en mis postrimerías concebido,
conoce el don tan rico y soberano
que en nombre de mi Dios te ha concedido.
Y pues tan liberal la excelsa mano 670
en darte tal favor contigo ha sido,
no seas encogido ni avariento
en darle el corazón por aposento.
FE Entiende y mira que el tesoro santo
de las reliquias santas que hoy te han dado,
el día que pondrá terrible espanto
al sol y luna y todo lo criado;
desde tu gremio, que es dichoso tanto,
ha de resucitar glorificado;
adorarle con ánimo cristiano 680
a pesar del engaño luterano.
ESPERANZA Las ciudades do han sido desechadas
estas reliquias santas y otras tales,
con justa causa han sido despojadas
de bienes y cercadas de los males;
mas donde han sido siempre veneradas,
alcanzan los favores celestiales.
No temas si las honras, pueblo pío,
de los dones del cielo estar vacío.
CARIDAD Amor hizo que tanto padeciesen 690
por su fe, por su Dios y por su gloria;
amor les dio valor con que venciesen;
amor les dio en las manos la victoria;
amor también les hizo que viniesen
y en México pusiesen su memoria;
amor piden por paga, y yo lo pido
y perdón por las faltas que haya habido.
VILLANCICO
CORO El saber divino
dio su paz y amor,
dando a Constantino, 700
magno emperador.
Hízolo instrumento
de su gran piedad,
quitando el tormento
de fiera Crueldad;
y a Gentilidad
dejó sin vigor,
dando a Constantino,
magno emperador.
Queda Idolatría 710
del todo asolada,
y por esta vía
la cruz ensalzada.
Tal traza fue dada
del sabio Señor,
que dio a Constantino,
magno emperador.
Los huesos sagrados
que eran abatidos,
ya son venerados 720
con honra y servidos.
Fueron recogidos,
dando su favor
el gran Constantino,
magno emperador.
FINIS

Comentarios: