Decreto de creación del obispado de Veracruz

Aquí un documento un tanto olvidado por la historiografía: el decreto de creación del obispado de Veracruz (actual arquidiócesis de Xalapa), dado por la IV Legislatura de Veracruz del primer federalismo el 22 de marzo de 1833, una legislatura de mayoría de liberales radicales que trataba de construir una Iglesia institucional bajo la tutela del Estado, como bien se advierte en los términos del decreto. En efecto, se trata de la creación de una Iglesia particular, libre de lo que los liberales consideraban una carga pesada del Antiguo Régimen, como las corporaciones, pues se advertirá que no prevé la creación de un cabildo catedral, y las rentas eclesiásticas, como los diezmos, que son suprimidos para hacer del nuevo obispo un empleado del Estado.

Si bien el decreto no llegó a cumplirse cabalmente, fue el fundamento para que más tarde el gobierno mexicano tramitará efectivamente ante la Santa Sede la erección de la diócesis. Con ese ligero matiz, podría de todas formas decirse que el de Veracruz (con sede en Xalapa) fue tal vez el único obispado decimonónico creado por orden de un gobierno civil. Además de esa notoriedad, me parece además interesante publicarlo aquí pues no aparece en ninguna de las colecciones de decretos de Veracruz que conozco.

Archivo General de la Nación, Gobernación legajos, legajo 35-1, caja 66, expediente 2.

ANTONIO JUILLE Y MORENO, Vice-Gobernador constitucional en ejercicio del Estado de Veracruz, a sus habitantes, sabed: Que el Estado libre y soberano de Veracruz ha decretado lo siguiente:

Número 18. “El Estado libre y soberano de Veracruz, reunido en Congreso, decreta:

1º. Se erige en el Estado de Veracruz, una Silla Episcopal, cuyos límites y jurisdicción sean los del mismo Estado.

2º. El Gobernador, consultando por escrito a los curas del Estado propondrá al Gobierno general tres individuos que puedan ocuparla, para que éste, nombrando al que considere mas apropósito con arreglo a lo practicado en los demás Obispados de la Republica, lo presente al Sumo Pontífice para su aprobacion.

3º. Luego que hayan venido las bulas de Roma y se les haya dado por el Congreso general el debido pase, tomará posesión el nuevo Obispo, conforme a los sagrados cánones y a la actual disciplina de la iglesia.

4º. El Obispo será dotado por las arcas del Estado con una cantidad que no baje anualmente de seis mil pesos ni pase de nueve. Además, se le asignarán otros dos mil pesos para gastos de la curia eclesiástica.

5º. Se deroga en el Estado la contribución de diezmos. Luego que esta ley sea ratificada en los términos que expresa el artículo 7º., quedarán cerradas todas las casas de colecturía.

6º. Mientras el Diocesano electo toma posesión con arreglo a lo prevenido por esta ley, se acudirá en proporción a los reverendos Obispos de Oaxaca y Puebla, y al muy reverendo Arzobispo de México, con el máximum de la cantidad que se ha señalado al Diocesano del Estado.

7º. Esta ley comenzará a tener efecto luego que esté ratificada por el Congreso general. Entre tanto no se hará innovacion alguna en el Estado.

El Gobernador del Estado dispondrá se publique, circule y observe. Dado en la Heroica Veracruz a 22 de marzo de 1833 .- Francisco de Paula Mora, presidente del Senado.- José Felipe Ituarte, diputado presidente.- Ramon M. Teran, senador secretario.- Leonardo Romay, diputado pro-secretario.”

Publíquese, circúlese y comuníquese a quien corresponda para su exacta observancia.

Heroica Veracruz, marzo 22 de 1833.

Antonio Juille y Moreno.

Por enfermedad del Secretario
Austasio María Durán

Comentarios: