De América a Sevilla

DSCN1434Entre 1795 y 1807, el Cabildo Metropolitano de la Catedral de Sevilla recibió al menos unas 25 cartas del Consejo o de la Cámara de Indias. Tales son, en principio, las que aparecen citadas en los libros de autos capitulares que hemos recorrido a partir de 1769 en su depósito actual, la Institución Colombina en el Palacio Arzobispal de Sevilla. Si bien hay algunas de las que desconocemos el contenido, en la mayoría de los casos el Consejo trataba de resolver problemas acaecidos en las catedrales americanas a partir de las prácticas de la metropolitana hispalense. La lógica, posiblemente, era que al tratarse de la iglesia de la que se habían “desprendido” las metropolitanas de América a mediados del siglo XVI, podían seguir sirviendo de modelo en esos finales del siglo XVIII.

No conocemos todavía el contenido de todas esas cartas, porque en más de una ocasión el acta sólo consagra su comisión a alguna de las diputaciones del Cabildo para su respuesta, que por lo común fue la Diputación de Ceremonias, y más tarde, la aprobación del informe resultante. De ahí que, ya identificadas sus fechas, corresponderá a un segundo momento examinar esos libros de actas de diputaciones para ver con detalle las preguntas del Consejo y los argumentos de los canónigos hispalenses. Cabe acotarlo, sus respuestas no dejaban de tener presente sus propias inquietudes, que aparecen incluso en medio de la sobriedad de las actas. No faltó una respuesta en que la Diputación de Negocios advirtió que era mejor “evacuarse sin incluirse en el punto de derecho”, acaso por no comprometer la legalidad de sus propias prácticas.

Hemos dicho que la mayoría de las cartas pasaron a la Diputación de Ceremonias, y es que se entiende que por lo común fueron cuestiones de liturgia, de cortesías y, justamente, de ceremonias y cargos y cargas ceremoniales, las que inquietaban a las catedrales americanas. Es cierto, hubo cuatro excepciones: la primera de las cartas trataba sobre las jubilaciones de los prebendados, la última versó sobre la impresión de añalejos, dos concernían la custodia y visita del archivo de los canónigos. Una sola correspondió a la relación con las autoridades civiles, las demás tocaban sobre todo a los propios eclesiásticos. Hubo dos cartas sobre nombramientos de cargos ceremoniales; tres sobre asientos en el coro; cuatro sobre el tratamiento del obispo de pontifical por los canónigos (dignidades en particular); cuatro también sobre las competencias de racioneros y medios racioneros, y una sola sobre el uso de un ornamento, las mangas de la sobrepelliz.

En términos geográficos, de nuevo las actas no mencionan con precisión a las catedrales de origen, salvo en nueve ocasiones: La Habana, Caracas y Buenos Aires aparecen citadas en dos ocasiones cada una, Arequipa, Charcas y Cartagena de Indias una sola. Cabe recordarlo, el Consejo de Indias en esta época se dividía en dos secciones, una de Nueva España y otra de Perú, cada una con su respectivo fiscal, para atender a los reinos separadamente los asuntos de los reinos al norte o al sur del Caribe, poco más o menos. Dada la diversidad de orígenes, claramente no se trata de una práctica propia de un solo fiscal. Habrá que volver también al Archivo General de Indias para revisar el origen de las cartas y la lógica de la consulta a Sevilla y no, por ejemplo a México o a Lima. Claro está, también es una consulta necesaria para averiguar si tuvo lugar el camino en sentido inverso, de Sevilla hacia América, de las prácticas en materia de ceremonias.

Señalemos finalmente que es significativo que “todavía” en esos últimos años del Antiguo Régimen, las cuestiones ceremoniales seguían siendo materia fundamental en las Catedrales americanas. Los temas mismos, relacionados sobre todo con el obispo y con el provisor, e incluso con las jerarquías internas de los cabildos catedrales, dan cuenta, bien posiblemente, de los cambios y continuidades de tiempos de las Reformas Borbónicas. Constituyen pues un material de investigación que puede ser particularmente interesante para la historiografía hispanoamericanista.

Comentarios: