Conjuro contra la langosta

Allá por el siglo XVIII, fray Benito Jerónimo Feijoo se lamentaba y críticaba duramente la presencia en muchos manuales, no sólo de los exorcismos explícitamente autorizados por el Ritual Romano, sino de otros muchos “contra langostas, contra ratones y otras sabandijas; contra lobos, contra zorras” etcétera. Cabe decir que el mundo americano no era excepción: el Manual de los Santos Sacramentos del padre Andrés Sáenz de la Peña, que el obispo D. Juan Palafox y Mendoza convirtió en manual general del obispado en 1642, incluía también un conjuro contra la langosta que transcribo al final de esta entrada, compuesto de cinco oraciones en latín y terminando con la aspersión del lugar afectado por la plaga en cuestión. En realidad este tipo de conjuros y exorcismos eran el pan de cada día de la Cristiandad en tiempos medievales sobre todo, pero hasta mucho más tarde inclusive. Muchas veces eran un auténtico reclamo popular ante los sacerdotes, que se estimaba obligados a utilizar su carácter de mediadores ante Dios para proteger los bienes terrenales más indispensables y siempre expuestos a desastres naturales. Cabe decir, no eran los únicos medios: algunas comunidades monásticas medievales incluyeron en sus oficios incluso ritos de maldición contra los enemigos de la Iglesia, aunque fue un caso más bien excepcional. Lo más común era este tipo de ritos, oraciones acompañadas de aspersiones de agua bendita, y ocasionalmente de pasajes más amplios de las Escrituras, ya bajo la forma más propia del exorcismo. En la historiografía francesa se le ha dedicado mucha atención al tema, sobre todo por Jean Delumeau en su obra Rassurer et protéger (Fayard, 1989), a la que remitimos para mayor información.

Andrés Sáenz de la Peña, Manual de los Santos Sacramentos conforme al Ritual de Paulo V formado por mandado del Rmo., Illmo. y Exmo. Sr. D. Juan de Palafox y Mendoza…, México, Francisco Robledo impresor, 1642, fs. 151-152

Conjuro contra langosta y otros animales

Adiutorium nostrum in nomine Domini.
R.
Qui fecit coelum et terram.
R.
Domine exaudi orationem meam.
V.
Et clamor meus ad te veniat
V. Dominus vobiscum.
R.
Et cum spiritu tuo.


Oremus

Preces nostras, quaesumus Domine, clementer exaudi, ut qui iuste pro pecatis nostris afligimur & hac vermium (seu murium, aut locustarum vel aliorum animalum) calamitatem, quam patimur averte, pro tui nominis gloria, ab ea misericorditer liberemur, ut per potentiam tuam expulsa nulli noceant, & hos agros vineas, aut aquas intactas dimittant, quatenus, quae ex eis orta fuerint, tuae maiestati deserviant. Per Christum Dominum nostrum.

Oremus

Omnipotens sempiternae Deus, bonorum omnium auctor & conservatur in cuius nomine omne genu flectitur, celestium, terrestrium & infernorum; concede, ut quod de tua miseriardia confissi agimus, per tuam gratiam, efficacem consequatur effectum, quatenus hos vermes, mures, aves, locustas aut alia animalia noxia segregando segreges exterminando extermines, ut ab ista calamitate liberati gratiarum actiones maiestati tuae referamus. Per Christum Dominum nostrum.

Oremus

Deus, qui famulorum tuorom, Moysi & Aaronis ministerio ab AEgyptiis, pro gloria nominis tui locustas, bruchos, cyniphes aliasque plagas (scilicet, iustitiae tuae in peccatores flagella), avertisti, a filiis quoque Israel prohibuisti; a populo credente, similes calamitates aufer, ut potentiam tuam, & beneficentiam praedicemus. Per Christum Dominum nostrum.

Oremus

Largire & conservare fructus terrae dignare Dominus Deum noster, ut temporalibus gaudeam’ auxiliis, & proficiamus spiritualibus incrementis. Per Christum Dominum nostrum.

Oremus

Oramus te Domine Deus noster, ut hos agros aut vineas serenis oculis, hilarique vultu, respicere digneris, tuamque super cos mittere benedictionem, ut non grando subrripiat, non turbo subvertat, non vis tempestatis detruncet, non estus exurat, non animalia noxia corrodant, neque innundatio pluviae exterminet, sed fructus incolumes uberesque usui nostro ad plenam maturitatem perducas. Per Christum Dominum nostrum.

Eche agua bendita y diga

Benedictio Dei omnipotentis Patris +, & Filii + & Spiritus + sancti descendat & maneat super hos agros aut vineas & eorum fructus. Amen.

Comentarios: