Catolicismo y Sociedad, nueve miradas, siglos XVII-XXI

Sin títuloHace ya algunas semanas salió de la imprenta el libro Catolicismo y sociedad, nueve miradas, siglos XVII-XXI, coeditado por Miguel Ángel Porrúa y el Centro Universitario de los Lagos (CULagos) de la Universidad de Guadalajara. Se trata de una obra original por más de un motivo; mas no haré aquí una reseña formal, sino una presentación muy personal del libro. No puede ser de otra forma siendo el que escribe el coordinador del mismo, que reconoce de antemano pecar aquí de utilizar este espacio con fines por entero publicitarios y de abandonar por un momento toda objetividad.

Debo comenzar señalando que es el primer libro colectivo que publicamos entre nueve profesores del Departamento de Humanidades, Artes y Culturas Extranjeras del CULagos. Se trata de colegas en su mayoría jóvenes en la profesión, doctorantes o recién doctorados, pero ya con una trayectoria importante en la docencia, respaldando la naciente licenciatura en Humanidades de nuestro Centro, surgida en 2008. Permítaseme la confesión personal, es un grupo de colegas que aprecio mucho, que desde fines del verano de 2011 me acogieron espléndidamente en Lagos de Moreno, y que unos meses más tarde me encomendaron la grata tarea de coordinar este libro, que por ello es mucho más del conjunto de los autores que del coordinador. Para verlo culminado, en lo académico contamos con el amable apoyo del Dr. Brian Connaughton, quien nos ha hecho favor de preparar la introducción. En lo institucional, fue asimismo invaluable el respaldo del Dr. Roberto Castelán Rueda, jefe de la División de Estudios de la Cultura Regional de nuestro Centro hasta el mes pasado, y de la Mtra. María Eugenia Amador Murguía, jefa del Departamento de Humanidades, Artes y Culturas Extranjeras también hasta el mes pasado, y sin cuyas eficaces, amables y puntuales gestiones simplemente hubiera sido imposible esta publicación.

Pero claro, la obra es original principalmente por su contenido. Al preparar los textos, todos los autores hemos escrito desde Lagos de Moreno, ciudad de los Altos de Jalisco, región célebre por su profunda religiosidad. Mas el lector no encontrará aquí una historia local, ni esfuerzos de recuperación de la memoria, ni del patrimonio alteño. Lagos, los Altos, el antiguo obispado de la Nueva Galicia, su historia y su cultura figuran sin duda en la obra, pero no constituyen la preocupación fundamental. Es por eso que hemos querido que Lagos aparezca en la imagen de portada pero no en el título. Como este último indica, lo que el lector encontrará, en cambio, son nueve formas distintas (radicalmente a veces) de hacer historia de la relación entre el catolicismo y la sociedad. El libro forma así un rico mosaico de metodologías, de escalas, de cronologías, de enfoques. El lector lo mismo se preguntará con la Dra. Rosa María Spinoso cómo es posible imaginar la vida de una mujer del siglo XVIII acusada de bigamia y errante por los pueblos del occidente novohispano, que podrá seguir el detallado uso de las fuentes que el Dr. Eduardo Camacho Mercado aprovecha para conocer la cultura escrita del clero de principios del siglo XX. Se encontrará además con aproximaciones estadísticas a la comprensión religiosa del fracaso migratorio de un grupo bien concreto de menores mexicanos hacia Estados Unidos en fechas recientes, obra de la Mtra. Socorro Hernández Barajas, y también con un panorama de conjunto de la gula en la civilización occidental a través de los siglos, que le permitirá ver el lado ideológico de la alimentación, del Mtro. Juan Pío Martínez.

Lo advertirá ya el lector, tal vez la originalidad más importante de la obra es que está hecha desde una perspectiva cultural. No por nada figura en un lugar central el texto de la Mtra. Irma Estela Guerra Márquez, propio de los estudios literarios, quien nos muestra con Francisco González León que es posible llevar, no la poesía a los altares, sino al contrario, los altares a la poesía. Estamos pues lejos de una historia de la Iglesia, institucional, como se suele practicar fundamentalmente (y con harto acierto, sin duda) en nuestro país, como también lejanos de una historia de la relación Iglesia-Estado. Ello no quiere decir que abandonemos del todo los temas institucionales y políticos. La Mtra. Lina Cruz Lira y la Dra. Laura Catalina Díaz Robles mostrarán al lector cómo se construían los medios de subsistencia y los espacios de poder del clero, en el primer caso a través de las capellanías de misas laguenses del siglo XVIII, obra de familias devotas, y en el segundo con el estudio de religiosas enfermeras de principios del siglo XX, quienes se fueron haciendo de un lugar propio entre la autoridad de médicos y obispos. En fin, por lo que hace a lo político, en los capítulos de la Mtra. Lorena Cortés Manresa y en el mío, podrán los lectores ver a la religión como asunto de discusión pública, con los debates entre católicos y protestantes de la Guadalajara decimonónica en el primer caso, y con los sincretismos políticos construidos a partir de la tradición del culto a las reliquias de santos y obispos en el segundo.

En suma pues, y perdonará el lector la falta de modestia, si los autores tenemos notorias divergencias metodológicas, hemos podido con ellas enriquecer la obra, gracias a nuestra coincidencia fundamental en buscar nuevas formas de hacer historia, más allá de las aproximaciones clásicas de nuestra historiografía.

Comentarios: