Bendiciones

Delumeau RassurerUna entrada breve para anunciar una nueva traducción. Se trata del capítulo 1 de una obra creo que de las menos conocidas de Jean Delumeau en el mundo hispánico: Rassurer et protéger. Le sentiment de sécurité dans l’Occident d’autrefois. En él, a partir de diversos manuales, rituales y recopilaciones litúrgicas, el autor realiza un amplio recorrido por todos los temas y objetos que eran bendecidos por el clero católico desde fines de la Edad Media y a lo largo de los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX incluso.

Estructurado en tres partes, se inicia con una reflexión general que incluye un elocuente calendario que data del siglo XIX y que nos pone de frente con la importancia de este tipo de ritos para la sociedad del Antiguo Régimen. Enseguida, el capítulo desarrolla dos de las tres categorías que distingue el autor para el análisis de las bendiciones: las de santificación de objetos y elementos, que hoy nos resulta cercana a la magia por los poderes que les otorga, y las bendiciones preventivas, es decir, las que se realizan con el fin de protección antes riesgos futuros, dejando para otro capítulo de la misma obra las bendiciones para peligros presentes.

Nos encontramos aquí ante las preocupaciones cotidianas de la vida de los pueblos: la alimentación, la enfermedad, los fenómenos meteorológicos, la violencia. Si en algo insiste Delumeau, es en señalar los esfuerzos de los clérigos por disminuir y “purificar”, por así decir, todos esos ritos, mientras que la presión popular iba justo en sentido contrario. El pueblo esperaba de la Iglesia ante todo el uso de sus poderes milagrosos y protectores, que pusiera a su disposición objetos con los cuales afrontar los peligros naturales y sobrenaturales de esta vida y del más allá.

Al mismo tiempo, justo desde el ejemplo con el que se abre el capítulo, Delumeau nos pone ante una vida cotidiana marcada por el ritmo cíclico de las bendiciones. Las fiestas de los santos, pero también las del temporal, estaban asociadas a algunas de ellas en particular, de forma que eran un elemento fundamental de la relación entre la religión y la organización del tiempo en el Antiguo Régimen.

No vale la pena que entremos más en los detalles, pero creo que conviene todavía señalar que se trata de temas todavía poco trabajados en el caso novohispano. La obra de Delumeau, aunque ya data de hace varias décadas, sigue siendo interesante para abrir perspectivas comparativas. Se dirá tal vez que en la Nueva España imperaba el Ritual Romano, pero justo nuestro autor nos muestra que aun bajo esa normativa había espacios para mantener todavía la multiplicación de las bendiciones que le daban seguridad a los pueblos de antaño.

Jean Delumeau, “Bendiciones“, capítulo I de Rassurer et protéger. Le sentiment de sécurité dans l’Occident d’autrefois, París, Fayard, 1984, pp. 33-60.

Comentarios: